El uso de drones por parte de la policía está salvado vidas

podría llegar a ser indispensable el uso de drones en la policía

En 2017 un sospechoso armado se atrincheró en el interior de una casa en Illinois, Estados Unidos tras abrir fuego contra agentes de policía.

La situación no hacía más que empeorar: el sospechoso parecía encontrarse en un estado de inestabilidad emocional, era un antiguo soldado con experiencia en el uso de explosivos y había amenazado con poner explosivos caseros por la casa.

Más de 150 elementos de seguridad pública rodearon la casa.

Por suerte para las unidades de intervención táctica y el personal de emergencias, el sospechoso estaba dispuesto a negociar.  

Una llamada de auxilio

El día avanzaba y el comandante a cargo del incidente sabía que la noche solo complicaría la situación. Consultó con su equipo qué opciones tenían. 

Ed Rogers, jefe del Departamento de Bomberos de Útica, pensó inmediatamente en el Departamento de Bomberos de Lynwood y su programa de operaciones con drones, dirigido por Keenan Newton.

La combinación de imágenes térmicas y de una perspectiva aérea de la casa les permitiría tener controlados los alrededores en caso de que el sospechoso intentara escapar.  

El sospechoso le dijo al negociador que su teléfono estaba quedándose sin batería. Los agentes necesitaban que el sospechoso siguiera hablando para conseguir llevar la situación a un desenlace pacífico.

El primer intento de entregarle un teléfono con un robot de la policía fracasó. Se había producido un error técnico.

El comandante a cargo del incidente miró al jefe Rogers y le preguntó si podían entregar el teléfono con un dron.

Claro que podemos, somos bomberos.  

Jefe de Bomberos Rogers 

Keenan se puso a trabajar de inmediato.

La idea era utilizar un sistema de liberación de carga a control remoto utilizado en entregas con drones, instalado en un DJI M600 Pro, para introducir el teléfono por la ventana del baño del sospechoso.

Dos drones Inspire 1 volaron cerca para guiar y grabar la entrega.

El teléfono estaba atado a una cuerda y en pocos minutos el dron se encontraba sobrevolando la casa. Aproximándose con cuidado, Keenan consiguió posicionar el teléfono justo enfrente de la ventana de un baño y lo balanceó hacia dentro, donde el sospechoso pudo recogerlo. 

El dron lo soltó y cinco horas más tarde, el sospechoso se entregó pacíficamente. Diría que fue una operación que salvó vidas. Muchos incidentes como este terminan escalando hasta un punto en que tanto el sospechoso como los agentes corren un peligro mortal. Uno de los principales objetivos de tener drones en nuestro departamento de bomberos es el de proteger las vidas humanas y mantenerlas fuera de peligro 

Keenan 

Unos humildes comienzos

En contraste con el éxito del Departamento de Bomberos de Lynwood, el jefe de bomberos John Cobb fue en el pasado muy escéptico sobre el programa de drones.

En aquella época pensaba que los drones eran más un juguete que una herramienta operativa del servicio de bomberos”

Cobb

Sin embargo, cambió de parecer a raíz de una operación de búsqueda y rescate que tuvo lugar en 2016. Un vehículo con dos personas se salió de la carretera y cayó en un lago.

Cerca de allí, una persona que estacionaba su coche escuchó el ruido producido por uno de los pasajeros intentando salir del agua y pidiendo auxilio. El testigo se apresuró a su coche y llamó al número de emergencias. Sin embargo, cuando llegó al lugar, el hombre había desaparecido.

El Departamento de Bomberos de Lynwood respondió inmediatamente y solicitó a comunidades vecinas equipos de buceo y otros recursos de rescate en el agua. La ciudad de Chicago envió un helicóptero para ayudar en la búsqueda.

Pero no tuvo suerte en la búsqueda y tuvo que volver al quedarse sin combustible. El jefe de bomberos llamó a Keenan. 

Keenan llegó con su dron y lo puso en el aire en cuestión de minutos, retomando la búsqueda donde la dejó el helicóptero. Con la tarde avanzada el equipo de buceo encontró el coche, pero no había rastro del segundo desaparecido. 

La temperatura estaba descendiendo rápidamente y el hielo que se había roto estaba volviendo a cerrarse.  

Cuando la noche cayó hubo que detener la búsqueda. A la mañana siguiente Keenan utilizó su Phantom 3 Pro para crear un mapa del área.  

Con la ayuda de este mapa se pudieron determinar los lugares más probables en donde podía encontrarse la segunda víctima.

La búsqueda se retomó en cuanto fue posible hacerlo de forma segura, y se encontró al segundo desaparecido en menos de 30 minutos. 

Debido al clima helado y a los peligros asociados a la búsqueda bajo el hielo se hubiera tardado días en completar la misión de otra forma.

Este incidente hizo que el jefe Cobb se replantease su postura respecto a los drones y diese a Keenan el visto bueno para comenzar un programa de sistemas aéreos no tripulados en el departamento.  

El desafío de la financiación

El primer desafío del Departamento de Bomberos de Lynwood fue el de conseguir financiación para el proyecto teniendo un presupuesto limitado, un problema recurrente en muchos pequeños y medianos departamentos.

Una vía de financiación a la que recurrieron fue la de donaciones y contribuciones.

Un miembro de la comunidad local facilitó al Departamento de Bomberos de Lynwood su primer dron y las donaciones son aún hoy uno de los pilares de financiación del programa.  

Con el tiempo, estos generosos regalos demostraron su valor. Incidentes como la entrega del teléfono o la recuperación bajo el agua no solo demostraron la utilidad de los drones en el terreno, sino que sirvieron de base de aprendizaje para futuras operaciones.

En estos momentos, tienen tres drones que utilizan regularmente, incluyendo un DJI M600 Pro, un enorme y robusto dron utilizado por empresas. 

“Comenzar un programa de sistemas aéreos no tripulados tiene sus desafíos. Con una aeronave DJI, la parte de volar es sencilla. Algunos de los obstáculos que se encuentran en el camino son los de convencer a la gente, mostrar la utilidad del programa y conseguir la financiación necesaria”

Keenan Newton 

El valor de los drones en la seguridad pública

El éxito del programa de sistemas aéreos no tripulados del Departamento de Bomberos de Lynwood es representativo de una tendencia en el sector público.

Muchos pequeños y medianos departamentos se están dando cuenta de que no es imposible iniciar un programa de drones incluso con un presupuesto limitado o teniendo que hacer frente a los escépticos. 

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *