¿Es mejor beber agua de manantial sin filtrar? Esto dicen los expertos

beber agua de manantial sin tratamientos ahora es un lujo

Para quienes crecimos consumiendo agua de pozo o directamente del grifo, la aparición del agua embotellada para venta, a un precio superior inclusive al de las bebidas gaseosas, nos pareció, en principio, un sinsentido; sin embargo, esta industria floreció cambiando desde entonces nuestra forma de hidratarnos.  

Pues bien, una nueva moda de consumir agua de manantial sin ningún tratamiento, sin filtrar y sin esterilizar, a precios muy altos, amenaza ahora en convertirse en un fenómeno mundial. 

El movimiento que promueve el consumo de “agua cruda” nació en las empresas start –up de Silicon Valley, las cuales han exaltado los beneficios de beber “agua real… dentro de un ciclo lunar de distribución”. 

Los promotores de esta tendencia afirman que lo natural siempre es lo mejor y que debemos perseguir el objetivo de regresar a nuestras raíces ancestrales, que los seres humanos hemos bebido agua de manantial no procesada el 99% de nuestra existencia y que, al igual que los animales, estamos preparados “biológicamente” para beber agua no tratada. 

También señalan que no estamos más adaptados al agua refinada de lo que estamos a los carbohidratos refinados y que el “agua cruda” contiene muchas de las bacterias probióticas “buenas” necesarias para la salud intestinal. 

Asimismo, que “beber agua cruda como hidratación primaria durante unos días, deja la piel notablemente más suave”. 

Finalmente, que “el agua del grifo está contaminada con sustancias antibióticas y neurotóxicas como el cloro y el fluoruro”.

En este punto, debe mencionarse que además, estudios recientes encontraron que el 90% de las marcas de agua embotellada y el 83% de las muestras de agua del grifo en 12 países contienen pequeñas partículas de plástico conocidas como microplásticos.  

Así, el “agua cruda” se ha convertido en un fenómeno global de personas que buscan nuevas fuentes para beber, explorando y localizando miles de pozos naturales y manantiales alrededor del mundo; particularmente en los entornos rurales alejados de países como Alaska o Islandia, con viviendas dispersas, muy separadas unas de otras, que son los más favorables para encontrar fuentes silvestres seguras de agua natural. 

En Islandia, el 98% del agua del grifo sigue siendo agua glacial no tratada químicamente. 

Y aunque se insiste en la conveniencia de probar el agua antes de consumirla, resultan muy evidentes los graves inconvenientes que tiene esta nueva práctica. 

Val Curtis, profesora de higiene y directora del Grupo de Salud Ambiental de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, se muestra muy preocupada por el movimiento y refuta sus principales argumentos. 

Mucha de esta agua embotellada es tomada directamente de manantiales naturales

Veamos. Curtis señala, en principio, que la esperanza de vida de nuestros antepasados paleolíticos era bastante baja y que si bien es cierto que algunos científicos apoyan la “dieta paleolítica”, considera que se deben establecer los límites respecto al agua limpia, ya que nuestros ancestros de la Edad de Piedra “también murieron producto de vastas tasas de fiebre tifoidea, cólera, giardia y diarrea”. 

Actualmente, es muy probable encontrar que una fuente esté contaminada con elementos metálicos o biológicos. Curtis dice

“Esto me parece un retroceso. En la sociedad hemos hecho todo lo posible desde hace años y años para resolver el problema de la contaminación del agua mediante su purificación y su suministro en buenas condiciones.

La hemos mejorado al ponerle cloro y flúor para matar a todos los insectos y cuidar los dientes y no hay pruebas de que estos elementos nos hagan daño en las cantidades de agua que tomamos”. 

También sostiene que aunque puede ser que el agua cruda tenga bacterias buenas, lo mismo puede incluir todas las malas y enfatiza

“No hay absolutamente ninguna evidencia de que los residuos de medicamentos como los antibióticos dañen la salud humana. Incluso si son detectables en pequeñas partes por millón”. 

Y agrega 

“Es definitivo que la contaminación microplástica del agua potable necesita más estudio, pero sabemos que las áreas que carecen de agua potable tratada, tienen tasas más altas de mortalidad infantil, y es en gran parte, debido a enfermedades diarreicas transmitidas por el agua”.  

Curtis establece un paralelismo con el movimiento anti–vacunación

“Una de las razones por las que no me enfermo muy a menudo es porque no ando bebiendo agua sucia, pero si lo hiciera, y me infectara con E. Coli, por ejemplo, sería un riesgo no solo para mí, sino también para mis colegas, ya que puede transmitirse al usar un baño común o al preparar la comida en la cafetería”. 

Si uno bebe agua cruda, tiene que asumir la responsabilidad de que podría ser una fuente de riesgo no solo para uno, sino también para los demás.  

La única forma de probar la calidad del agua, dice Curtis, es

“Enviar muestras de agua para análisis microbiológicos, a algún costo, y tomar muestras en diferentes estaciones para estar seguro”.

Gail Teitzel, editor de la revista Trends in Microbiology, señala.

“Tendrías que analizar el agua todo el tiempo para detectar contaminantes microbianos y químicos.

La búsqueda de “agua cruda” parece un extremismo en respuesta a preocupaciones genuinas sobre la calidad del agua en la modernidad, pero me preocupa que, debido a eso, los entusiastas del agua cruda estén subestimando el peligro de beber agua no tratada”. 

El agua potable suele estar muy regulada. El mercado para vender y comprar agua no tratada sigue siendo pequeño. 

Muchas marcas de agua mineral embotellada la toman directamente de manantiales naturales, pero el agua embotellada se regula para que no contenga microbios o productos químicos peligrosos. 

Entretanto, el agua municipal y el agua embotellada ya ha sido probadas y se ha comprobado que son seguras. 

Para los residentes urbanos, el agua del grifo sigue siendo la opción más segura y la más saludable. 

Con información de Tim Smedley.

Publicada por BBC Future, de BBC en español. 

  • Del 3 al 5 de septiembre expo green
  • Exposición internacional y congreso para la industria solar en México
  • Acelerando la transición hacia una movilidad segura y sustentable
Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube