Claves y retos de la industria de la manufactura en México

la industria de manufactura de los principales estandartes de la economía nacional

De acuerdo la Organización Mundial del Comercio (OMC), México es el 13° exportador de mercancías y el 12° importador de bienes a nivel mundial, y, si se excluye el comercio al interior de la Unión Europea, el país es colocado en la octava posición tanto en exportaciones como en importaciones mundiales.

La bonanza de este sector se ve reflejada en sus empleados -crecimiento anual de personal del 2.8% INEGI, 2019– y una proyección a futuro con grandes expectativas. Sin embargo, la estabilidad y crecimiento de este sector obedece a 3 factores que vale la pena analizar:

Organización Mundial del Comercio

1.- Diversidad

La industria manufacturera en México es sumamente diversa: comprende desde empresas pequeñas como tortillerías, panaderías y molinos, hasta grandes conglomerados como armadoras de autos, embotelladoras de refresco, laboratorios farmacéuticos, fábricas, etc.

Esta diversidad, aunada a la gran cantidad de insumos que se encuentran en nuestro territorio, son un factor clave para el desarrollo de la industria.

El algodón para las empresas textiles, el aluminio para las automotrices, el acero para la industria de la construcción, el polietileno para la industria del plástico y el azúcar para la industria de alimentos y bebidas, son productos que pueden comprarse o importarse con “facilidad”, lo cual impulsa su desarrollo.

El reto se encuentra en obtener un mejor superávit de exportaciones/importaciones de insumos, el cual incline la balanza hacia la autosuficiencia y el control de todos los procesos.

2.- Tecnología

La tecnología siempre ha sido un elemento disruptor en la industria manufacturera, sin embargo con la incursión de la Industria 4.0 en los principales países desarrollados, los retos cada vez son más grandes para las economías emergentes para no quedarse rezagadas. 

Cabe destacar que la Industria 4.0 representa un cambio de paradigma ya que brinda soluciones concretas como flexibilidad, menor tiempo de producción, reducción de costos, producción sin demora y mayor incremento de la rentabilidad.

Dentro de la Industria 4.0 existen diversas tecnologías compatibles con la industria manufacturera, tales como el Internet de las Cosas (IoT), Cloud Computing, Robótica Colaborativa, Fabricación Aditiva (impresiones 3D), Realidad Aumentada y Data Intelligence, esta última de gran relevancia ya que permite obtener información precisa de casi cualquier eslabón de la cadena productiva para generar inteligencia operativa.

Por ejemplo, The Hershey Company, empresa con una compleja red de activos de fabricación, la cual requería tener visibilidad operativa y en tiempo real de sus equipos. 

A través de la implementación del PI System de OSIsoft, los científicos e ingenieros de Hershey obtuvieron datos y conocimientos basados en sensores para ayudarlos a prevenir problemas de materiales, producción o procesos que podrían afectar sus altos estándares de calidad y seguridad alimentaria.

Un caso más se encuentra en Kimball Electronics, una empresa de manufactura y ensamble de placas de circuitos y subconjuntos electrónicos, que decidió probar la infraestructura de datos en tiempo real a través de la tecnología de OSIsoft para diagnosticar fallas y errores, lo cual representó un ahorro de tiempo y dinero de hasta a 100 mil dólares.

A raíz de esta experiencia, Kimball comenzó a cubrir todas las líneas de producción en el resto de sus instalaciones a nivel global.

Este modelo cada vez cobra más fuerza en empresas mexicanas, las cuales enfrentan el reto de convertir la gran cantidad de flujo de datos en información con valor, detallada y en tiempo real.

3.- Capital humano de alta especialización

Durante abril de 2019, el valor de las exportaciones de mercancías en México ascendió a más de 39 mil millones de dólares (INEGI, 2019), cifra que refleja el enorme valor y apreciación de los productos mexicanos. 

Además, si tomamos en cuenta que México es el 6º productor mundial de vehículos (Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos Motorizados OICA), con múltiples plantas en 15 estados de la República, encontramos una muestra del gran potencial de mano de obra que existe en nuestro país.

Sin embargo, los retos son mayúsculos cuando hablamos de capital humano en la Industria 4.0. Para México, es fundamental establecer mejores vínculos entre el gobierno, la industria y el mundo académico, lo cual ayude a compartir conocimientos y apoyar el desarrollo de nuevos productos y negocios, en áreas como la biotecnología, la energía y las tecnologías de la información, y así tener personal mejor capacitado para implementar las tendencias globales en cada una de sus tareas.

La industria manufacturera en México se encuentra en un momento crucial y con la gran oportunidad de capitalizar los esfuerzos que se han construido desde hace muchos años. 

Sus ventajas -diversidad, tecnología de datos y capital humano- pueden ser el impulso para que otros factores como la logística y la investigación, ayuden a llevar la economía mexicana al siguiente nivel.

Si quieres conocer más sobre data intelligence, visita https://www.osisoft.com/ y descubre cómo puedes transformar tu empresa a través de la inteligencia operativa.

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *