REFLEXIONES DE UN INGENIERO VALUADOR

Coincido totalmente con el discurso oficial en cuanto que la infraestructura es sinónimo de desarrollo económico, social y humano. El crecimiento económico, y las oportunidades de bienestar de las naciones, están claramente relacionadas con el grado de desarrollo de su infraestructura, y mientras más moderna sea ésta, mejor. Sin embargo, simultáneamente debe lidiarse con noticias como las que serán citadas a continuación, y que a los ingenieros nos ocasionan incertidumbre dado que, por una parte, se asegura que habrá un recorte presupuestal en la Secretaría de Desarrollo Social, mientras que por otra parte se anuncia la posibilidad de crear nuevos instrumentos para financiar la construcción de infraestructura. A su vez, en una tercera nota se plantea a la iniciativa privada un proyecto para ampliar la Red Nacional de Gasoductos.

“RECORTA SEDESOL INFRAESTRUCTURA”

La Secretaría de Desarrollo Social sufrió en 2009 un recorte del 3% de su presupuesto, lo que equivale a 2,100 millones de pesos. Este recorte no afectará programas prioritarios como Oportunidades, aclaró Ernesto Cordero, titular de SEDESOL, durante una gira por Yucatán. El recorte básicamente será realizado en los programas Hábitat y Rescate de Espacios Públicos, los cuales se ejecutan entre la Federación y los estados. “La afectación básicamente es en gasto operativo. Se han protegido los programas de manera importante, no se ha afectado ningún programa alimentario, todo es gasto administrativo, de operación y gastos personales y sólo un poco en programas como Espacios Públicos y Hábitat”, dijo. Esos programas destinan sus recursos para mejoramiento de infraestructura, por lo cual se recortarán acciones que aún no iniciaban o que estaban en proyección.

“EN PUERTA, NUEVOS INSTRUMENTOS PARA FINANCIAR LA INFRAESTRUCTURA”

La Bolsa Mexicana de Valores — BMV— introducirá nuevos instrumentos financieros, mediante los cuales los inversionistas en México podrán comprar acciones de proyectos de infraestructura. Pedro Zorrilla, director adjunto de la BMV, señaló que podría ser en septiembre cuando la Bolsa lance un nuevo

instrumento para financiar proyectos empresariales y de desarrollo de infraestructura. Los nuevos instrumentos que prevé lanzar el organismo no dejarán fuera de la jugada al sector inmobiliario, ya que se podrán adaptar a las necesidades del mismo. Desde el año pasado surgió el interés de lanzar un instrumento denominado Fibra el cual, con base en la colocación de activos, permitiría financiar proyectos de expansión, es decir, de largo plazo. Sin embargo, debido a que para aprobarla se requieren adecuaciones en el régimen fiscal —en cuanto al pago de impuestos—, este mecanismo para financiar proyectos inmobiliarios sigue en el tintero. Al respecto, Zorrilla explicó que una opción para lograr el financiamiento de infraestructura descansa en otros instrumentos que saldrán al mercado. Los inversionistas que podrían participar con la compra de estos instrumentos serán aquellos que conozcan los riesgos de invertir en el largo plazo, cuyas ganancias estarían relacionadas con el éxito de los proyectos que se planee construir, comentó. Entre los recientes lanzamientos que ha realizado la BMV para ampliar su portafolio, está el ETF (Exchange Traded Fund) Mextrac, mecanismo de inversión a cargo de BBVA Bancomer que se negocia con base en un cesto o canasta de empresas. […] El mercado accionario de México recuperará su dinamismo en los próximos doce meses, y los inversionistas que se arriesgan hoy verán importantes rendimientos para 2010, pues en la Bolsa lo peor de la crisis “ya está pasando”, dijo Zorrilla.

“PEMEX PRESENTA A IP SU PROYECTO PARA AMPLIAR LA RED NACIONAL DE GASODUCTOS”

Pemex informó que se prepara para solicitar ofertas de compañías privadas para el proyecto de un gasoducto que costará 600 millones de dólares. A través de un comunicado, informó que representantes de dieciocho firmas de gasoductos, construcción y desarrollo de infraestructura mostraron interés en el proyecto. Las compañías que decidan participar en la licitación del contrato de servicios a veinte años determinarán la ruta que debiera tomar la línea. Pemex Gas y Petroquímica Básica, así como las secretarías de Energía y de la Función Pública, junto con la Comisión Reguladora de Energía, presentaron al sector privado el proyecto para ampliar la infraestructura de transporte de gas natural. Con el objetivo de incrementar la capacidad de transmisión en 400 millones de pies cúbicos al día, el plan considera la construcción de un gasoducto de 230 kilómetros, desde Tamazunchale a San Luis de la Paz, y una línea de 56 kilómetros, desde San Luis de la Paz a San José Iturbide.

Las noticias anteriores ocasionan más preguntas puntuales que respuestas factibles en el corto plazo, la principal de las cuales buscaría indagar cómo, en un hoyo económico como en el que está inmerso el país, se puede dar impulso a la modernización de la infraestructura carretera, aeroportuaria, portuaria, energética e hidráulica, cuidando en todo momento al medio ambiente y al fortalecimiento de la actividad turística.

México no ha podido mantener un ritmo de inversión en el sector acorde con sus potencialidades. Las crisis económicas recurrentes, la insuficiencia de las finanzas

públicas, la falta de estímulos claros y de condiciones de certidumbre a la inversión, entre muchas otras causas, explican este rezago, que se ha traducido también, por desgracia, en pérdida de oportunidades para los mexicanos y subdesarrollo. Las metas establecidas para incrementar el acceso de las familias mexicanas a los servicios de electricidad, agua potable y drenaje, sobre todo en las zonas de mayores carencias; tendrán que esperar.

Juan Antonio Gómez Velázquez

Septiembre-Octubre 2010

Revista 18

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *