Planta Jean Luc Lagardere

LA FABRICA DEL AVIÓN COMERCIAL MAS GRANDE DEL MUNDO

Ubicada al suroeste de Francia, Toulouse es una pequeña ciudad de matices rosados en sus antiguas construcciones, delineada con delicadeza por la angostura de sus calles y el Río Garona fluyendo en el entorno. En las afueras, se encuentra el barrio de Blagnac, elegido como sede de Airbus, S.A.S., una división de Airbus, S.E. compañía dedicada a la construcción de aviones civiles; particularmente del Airbus A -380, el avión comercial más grande del mundo. Contrastando con la arquitectura antigua de Toulouse, las 50 hectáreas de extensión de esta fábrica alojan cómodamente las instalaciones en que gigantescas máquinas manipulan las diversas piezas de las aeronaves, así como los enormes hangares que ocupan estos modelos una vez ensamblados. Recorrer esta moderna instalación industrial, rodeada por las pistas de prueba, representa descubrir el estricto modelo de desarrollo urbano que permite operar correctamente esta gran industria, ya que cuenta con calles, señalizaciones, estacionamientos y hasta paraderos de transporte público. Con 123,000 metros cuadrados de superficie y 5,600 metros cúbicos de volumen, el conjunto Jean Luc Lagardère está enteramente dedicado al montaje final de los A 380 y su preparación para el vuelo. Este complejo fue construido entre 2002 y 2004, nombrado así en honor del empresario francés quien fuera presidente del Grupo Lagardère, accionista de EADS –actual Airbus Group – y actor decisivo en el lanzamiento del programa A 380 y está considerado entre las instalaciones industriales más grandes del mundo en cuanto a volumen y superficie. La cabina de mandos y la parte central del fuselaje del A-380 se fabrican en St. Nazaire, Francia; otra parte del fuselaje en Hamburgo, Alemania; los estabilizadores de cola en Puerto Real, España y finalmente, las alas se fabrican en Bristol y Broughton, Reino Unido. La logística juega, sin lugar a dudas, un papel muy importante en el éxito de la compañía, ya que los distintos componentes deben transportarse, mayormente, por vías terrestre y marítima, aunque en casos particulares se utiliza el A300-600ST Beluga, un avión de carga diseñado especialmente para el transporte de elementos voluminosos y de gran peso.

Así, todas las piezas fabricadas o montadas llegan a las líneas de producción de Toulouse. El hangar central donde se ensambla el Airbus A- 380, mide 490 metros de largo, 250 metros de ancho y 46 metros de alto, dimensiones necesarias para recibir a los camiones que entregan las diferentes secciones de la nave en forma de seis subconjuntos ensamblados: el fuselaje delantero, central y trasero, la cola y las dos alas; albergar a los poco menos de 1000 empleados que trabajan en la construcción y al propio Airbus A-380, conforme va siendo armado.

Y es aquí, en las instalaciones del Airbus Central Entity, donde los ingenieros se dan a la tarea de ensamblar las piezas fabricadas en Alemania, España, Gran Bretaña y Francia y que da como resultado la imponente e impresionante presencia de “el avión comercial más grande del mundo”. El proceso completo de montaje de un A 380 dura unos ocho meses, la mitad que se refiere a montaje y pruebas se realiza en Toulouse y la otra mitad, que tiene que ver con el interior de la cabina y pintado del avión se lleva a cabo en Hamburgo.

En la cadena de montaje final de Toulouse, el proceso industrial se organiza a lo largo de un eje norte – sur. Los diversos subconjuntos llegan por carretera sobre 6 camiones articulados por un Itinerario de Anchura Especial y se descargan utilizando vehículos autopropulsados antes de ser llevados a la cadena de montaje.

El ensamblado general se hace en una sola estación de trabajo combinado, donde se realizan todas las operaciones de montaje, con la excepción de la instalación de los motores. Aquí se unen las tres secciones del fuselaje, se acoplan las alas, se ensamblan los estabilizadores horizontal y vertical, se montan los pilones de los motores, el tren de aterrizaje y las ruedas, y se instalan las sujeciones para los equipos electrónicos. El avión se remolca luego a la siguiente estación donde se realizan las pruebas generales. Esta fase lleva unos díez días de trabajo. Las pruebas generales se llevan a cabo en tres estaciones modulares. Aquí se ensayarán los sistemas eléctricos e hidráulicos, los programas de los ordenadores de a bordo, las piezas móviles y el tren de aterrizaje, y también se instalarán los motores. Esta fase lleva unos veinte días de trabajo.

Las pruebas finales se realizan a la intemperie – verificación del calibrado del indicador del combustible, presurización de la cabina, radios, radares, sistemas de navegación, sellado de los depósitos de combustible – y a continuación el avión se prepara para el vuelo.

Esta fase lleva unos diez días de trabajo. Luego, se necesitan cinco días más para preparar el avión para el mismo.

Las pruebas de motor se realizan en el área especialmente habilitada para ello – run up – antes de que el avión efectúe su primer vuelo de prueba con destino a Hamburgo, donde se instala la cabina de pasajeros y se pinta el avión con la librea de la aerolínea cliente, operaciones que llevan algo más de tres meses – seis semanas para el acondicionado interior de la cabina con el mobiliario seleccionado, de diez a catorce días de trabajo para la pintura y unos catorce días para las pruebas de la línea de vuelo -.

El A380 se entrega después en uno de los dos centros de entrega de Airbus, bien en el de Toulouse o en el de Hamburgo, dependiendo del cliente. Debido al complejo proceso de fabricación- transporte – ensamble y montaje de esta aeronave, su producción se limita a la construcción y entrega de únicamente cuatro unidades cada mes.

En otro sector de la fábrica de Toulouse, a la cual se accede en vehículo, se encuentra el área de las líneas de montaje de los modelos A-320, A-340 y A-350, los cuales van avanzando entre las seis etapas de su fabricación: ensamblaje, pruebas hidráulicas y eléctricas generales, controles de keroseno y revisión de la cabina, equipamiento de interiores, pintado y entrega. En el edificio administrativo se encuentra el Cabin Mockup Center, un espacio dedicado a los empresarios que desean acercarse más a caracteristicas y posibilidades de las distintas aeronaves del portafolio de Airbus, entre las que se destacan la innovación y la tecnología del modelo A -350, que permiten las modificaciones requeridas para cubrir las necesidades más peculiares; entre ellas, la opción a un lujoso living con sillones y una delicada mesa de centro que crean el ambiente perfecto para planear, desarrollar y cerrar negocios.

El trato frecuente con empresarios de talla internacional y hombres de negocios que pueden dedicar muchas horas a especificar las modificaciones que desean en los aviones que encargan o a acordar los términos de un contrato, se ha especializado en ofrecer, como valor agregado, “business hospitality”, integrada fielmente en sus políticas de servicio al cliente con una organización y atención impecables. Una vez establecidos el modelo y las especificaciones correctas, los clientes pueden pasar, a unos cuantos pasos, al lujoso restaurante que Airbus ha acondicionado como Business Center y donde esperan los mozos con el objeto de brindar un espacio cómodo y relajado para comer y conversar. Con sus centros de producción y manufactura ubicados principalmente en Alemania, China, Estados Unidos y Francia, Airbus se posicionó desde 2011, como el mayor fabricante de aviones y equipos aero-espaciales del mundo. En diciembre de 2016 contaba con 9,293 unidades en operación; 17,082 pedidas, 10, 208 entregadas y 6874 pendientes de entregar.

Marzo 2017

Revista 98

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *