El Tren Maya: ¿Una buena o mala idea?

El proyecto para comunicar los principales centros arqueológicos de la cultura maya.

Un plan para tender 900 kilómetros de vías férreas en los estados de Quintana Roo, Chiapas y Tabasco, fue incrementado a 1,500 kilómetros y sumó los estados de Campeche y Yucatán, para conformar una ambiciosa iniciativa que pretende comunicar los principales centros arqueológicos del sureste mexicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho, “el Tren maya será un tren moderno y turístico que comunicará una de las regiones de mayor importancia cultural en el mundo” por lo tanto detonará el desarrollo económico en los principales destinos turísticos de los cinco estados, como Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichén Itza.

¿Cuánto costará?

El objetivo es terminar a más tardar en cuatro años esta ruta cuyo costo se estima entre 6,000 y 8,000 millones de dólares. La decisión de extender la ruta fue posible por contar ya con el derecho de vía del antiguo ferrocarril del sureste, que iba desde palenque hasta Valladolid.

¿Cómo se piensa financiar el proyecto?

Para financiar el proyecto se prevé la utilización de fondos recaudados a través del Impuesto al Turismo, que actualmente ascienden a unos 370 millones de dólares, además del establecimiento de un esquema de inversión mixta en colaboración con la iniciativa privada.

¿Qué opinan los expertos?

Para algunos, el Tren Maya puede ser la obra más importante de la presente administración del Gobierno federal. En entrevista con la cadena BBC Mundo, Bendreff Dessilus, investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, comentó; “Creo que es un buen proyecto. Yo no veo un México desarrollado sin tener vías férreas para la circulación de pasajeros y mercancías en el país”.

Sin embargo, a los retos presupuestales debe sumarse el desafío de negociar con las comunidades afectadas a lo largo del trayecto, las cuales incluyen grupos indígenas y miles de ejidatarios, además de la postura de ambientalistas que han advertido que la construcción de la vía pasará por zonas de reserva ecológica y pueden causar afectaciones en las selvas de la región.

Por su parte, el Ing. Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción – CMIC – ha señalado que el trazo plantea una serie de interesantes retos de ingeniería por los ríos y lagos que se deberán cruzar, y lo más importante, que esta obra de infraestructura impactará en la generación de empleos en una zona tradicionalmente marginada, impulsando la industria de la construcción nacional.

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube