A nadie se escapa que saltos de agua como las Cataratas de Iguazú en Argentina no sólo constituyen una de las principales riquezas naturales del país sino, además, un atractivo turístico que atrae riqueza capital. En mitad de una reserva de 67,000 hectáreas la biodiversidad que reúne es extraordinaria, con ejemplares como el yaguareté, al borde de la extinción por la tala indiscriminada. Fuente de vida y, también de energía hidroeléctrica.

Además del récord histórico de turistas que el Parque Nacional Iguazú registró en 2010 (casi 1,2 millones de visitantes), en los 275 saltos de Iguazú -alguno de ellos de hasta 80 metros de altura-, podemos encontrar también una fuente de energía. Sólo en América del Sur, el 65% de la matriz energética proviene de la hidroenergía o energía hidroeléctrica -en casos como los vecinos brasileños, la cifra escala a más del 75%.

Iguazú no es una excepción. Argentina posee un enorme potencial para casi todas las fuentes renovables de energía. En el caso de la hidroeléctrica, debemos mirar también hacia la Cordillera de los Andes, donde las grandes corrientes generadas por el deshielo de los ríos son vitales para la generación energética.

La represa hidroeléctrica de Itaipú, fuente de energía

Ya en el lado brasileño, se encuentra la espectacular Represa Hidroeléctrica de Itaipú, construida sobre el río Paraná en plena frontera entre Brasil y Paraguay. Unas cataratas que arrojan 62 millones de litros de agua por segundo, 40 veces superior a la media de las Cataratas del Iguazú. Las cifras hablan por sí solas: con una potencia instalada de 12,600 MW y 18 turbinas, esta central hidroeléctrica genera el 95% de la energía consumida en Paraguay y el 25% de la brasileña.

Se trata de una descomunal obra de ingeniería que tardó en construirse 16 años (1975-1991) y con cuyo volumen total de concreto podrían haberse construido 210 estadios como el Maracaná de Río de Janeiro. Otro dato espectacular: el hierro y acero de construcción utilizados en la usina serían suficientes para edificar 380 veces la Torre Eiffel de París.

Los principales líderes de la industria hidroeléctrica, investigadores, políticos y

representantes del campo financiero se reunieron en Brasil en el Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Energía Hidroeléctrica de Iguazú. El objetivo era impulsar este tipo de energía, pero de un modo sustentable.

Y es que si bien es verdad que esta fuente de energía emite menos CO2 que otras, no es menos cierto que implica la construcción de represas que pueden impactar gravemente no sólo en el medio ambiente, sino también desde el punto de vista social, cultural o económico. Por este motivo, congresos como el celebrado en Brasil en 2011, en el que se discuten las mejores políticas para llevar a cabo estas obras de ingeniería con el menor costo ecológico posible, son tan importantes.

Ventajas de la energía hidráulica

Son muchas las ventajas de la energía hidráulica, pero entre ellas destaca su potencial como energía renovable. Se trata de un recurso procedente del agua de la lluvia y, además, esa agua empleada en el proceso puede volver a utilizarse. Pero existen muchos otros puntos a favor de esta fuente de energía.

La larga vida útil de este tipo de instalaciones las convierte en uno de los recursos renovables más utilizados en la actualidad. En el caso de países como España, ofrece una excelente vía para reducir la dependencia energética exterior ya que se puede producir en el propio país.

Además, ayuda a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, al servir como sustituto de otras fuentes más contaminantes para producir electricidad. Se calcula que cada kWh producido en una central hidroeléctrica evita la importación de unos 220 gramos de petróleo. En un año de producción hidroeléctrica media, España se ahorra anualmente la importación de unos siete millones de toneladas equivalentes de petróleo.

Los recursos hidráulicos facilitan la administración de los picos de demanda energética, ya que el agua depositada en los embalses está disponible para su uso. Por tanto, es una fuente renovable que permite su almacenamiento, lo cual ayuda a la seguridad del suministro.

Ventajas económicas

Aunque es necesaria una inversión muy importante para el desarrollo de la infraestructura que compone una central hidroeléctrica, a la larga, este tipo de energía resulta barata. Si bien la energía hidráulica parte de un recurso natural -las corrientes de agua- su desarrollo requiere construir, presas, canales de derivación y la instalación de grandes turbinas y equipamiento para generar electricidad. Sin embargo, una vez superada esta fase, sus costos de explotación son bajos, y su mejora tecnológica hace que se aproveche de manera eficiente los recursos hidráulicos disponibles.

Además hay que tener en cuenta las ventajas económicas indirectas que la energía hidráulica puede tener para los habitantes de la zona donde se instala una central. Los embalses de las centrales hidroeléctricas pueden servir para revitalizar

económicamente una población, no sólo durante su fase de construcción. Los embalses pueden convertirse en zonas de recreo de atractivo turístico, lo que impulsará la creación de pequeñas empresas turísticas que generan empleo y otras que se encargan de la operación y del mantenimiento de las instalaciones.

De forma adicional también las presas en los ríos, además de servir para producir energía eléctrica, son muy útiles para regular el caudal del río. De esta forma se pueden evitar crecidas peligrosas del caudal y se logra abastecer de agua a los cultivos y a la población en épocas de severa sequía. En definitiva, se trata de una energía renovable y limpia de alto rendimiento energético.

Desventajas de la energía hidráulica

A pesar de contar con muchas ventajas de la energía hidráulica también presenta algunos inconvenientes, derivados en su mayor parte del impacto ambiental de la infraestructura necesaria para su explotación: embalses, conductos, en definitiva, las centrales hidroeléctricas.

Las principales desventajas de la energía hidráulica son:

La construcción de las grandes presas, como cualquier otra obra civil, genera efectos negativos sobre el entorno durante el periodo de construcción, tanto que en ocasiones supone la desaparición bajo las aguas del embalse de poblaciones enteras. Aunque con la experiencia y la aprobación de legislación más exigente, se han desarrollado métodos cada vez menos impactantes para el medio ambiente.

Una vez puestas en operación, pueden seguir ocasionando daños al medio ambiente, ya que modifican el hábitat ecológico de la vegetación del entorno y de los peces y demás especies que viven en el agua. En ocasiones, esto también puede afectar a la calidad del agua embalsada.

Además, muchas áreas de nuestro planeta se enfrentan a serios problemas de abastecimiento de agua. Los periodos de sequía y el crecimiento de las poblaciones han agravado la situación. En estas zonas los escasos recursos hídricos deben destinarse prioritariamente a las poblaciones, ganadería y agricultura y apenas hay recursos para el desarrollo de centrales hidroeléctricas o bien éstas no puedan alcanzar su máximo potencial.

Otros inconvenientes están relacionados con la dificultad de prever la producción de energía que será capaz de generar las instalaciones, ya que dependen del caudal disponible en los ríos en cada momento.

Por último, las centrales hidroeléctricas suelen estar en lugares retirados de los centros de consumo, lo que obliga a la ejecución de líneas de transporte. Esta necesidad, además de encarecer la inversión, provoca pérdidas de energía y un impacto ambiental que cada vez encuentra más detractores.

Sin embargo, en líneas generales, los beneficios de las centrales hidroeléctricas son mayores que sus inconvenientes porque es una energía limpia, autóctona y

renovable. Este tipo de energía será más beneficiosa cuando se consiga reducir su impacto ambiental manteniendo su caudal ecológico y promoviendo medidas que protejan la fauna y la flora.

Leonardo Alfonso

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *