Mendoza, tierra de vinos, es también tierra de olivares. Al pie de la Cordillera se cosechan exquisitas frutas secas -nueces, almendras y castañas- y crecen deliciosas frutas frescas: manzanas, duraznos, peras, ciruelas, sandías, melones. La cocina cuyana, en general, integra las materias primas de la zona y transmite el espíritu de lo campestre y casero en platos elaborados de manera artesanal en establecimientos rurales.

Del corazón de las cocinas más premiadas del país surgen sabores auténticos tratados con –merecido- rango de obra de arte. Platos que se acompañan, siempre, con excelentes vinos: tintos jóvenes y maduros, rosados frescos, blancos perfumados, espumantes irresistibles.

Por favor regalanos un like y siguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *